Un mentira verdadera

Yo creía haber tenido una infancia feliz, o al menos, normal; el colegio, mis compañeros de clase, jugar, los veranos correteando por el monte... Soy el pequeño de dos hermanos, nos llevamos diez años y esta diferencia de edad no ayudó a facilitar el acercamiento entre dos caracteres, de por sí, muy distintos. Él, tan parecido a mi padre, serio y reservado, y yo, una reproducción del talante alegre de mi madre. Ni siquiera teníamos similitud a nivel físico, una copia de Zipi y Zape. Un día al llegar de la escuela, encontré a … Sigue leyendo Un mentira verdadera

Editorial GEU y los pictogramas

En niños autistas, ¿los pictogramas ayudan en la comunicación cuando no se tiene lenguaje verbal? Cierto. Y aunque se tenga lenguaje, si este es deficiente en forma y contenido, también son necesarios para dar estructura de frase.